En Capses de sabates. Històries domèstiques dels tarragonins.

Un visitante observa una de las cajas de la exposición

¡Pasajeros al tren!
Un convoy de cartón cargado de recuerdos ha estacionado en el Palau de Congressos

El pasado martes 25 de enero se inauguró ‘En Capses de sabates. Històries domèstiques dels tarragonins’. Esta exposición, comisariada por Sílvia Iturria, forma parte de un proyecto más amplio, constituido por un trabajo de investigación sobre fotografía doméstica, llevado a cabo por Francesc Perramon, y por la creación de un fondo fotográfico que se incluirá en el Archivo Municipal (futuro Centro de la Imagen de Tarragona).

La cosa va de cajas! De cajas y de fotografías anteriores a 1990. Metálicas, que contengan productos de consumo varios como galletas, botellas de cava, Cola Cao, especias... pero sobre todo, de cartón. Cajas de zapatos. Estos recipientes fueron escogidos para proteger en su seno, aquellos fragmentos de vida (¿o de muerte?) extirpados de tiempos que ya nunca volverán.

Ante la llamada, los tarraconenses abrieron sus cajas, desempolvaron temblorosos recuerdos y se dispusieron a narrar las historias que construyen el sentido de cada una de las fotografías que las integran. Imágenes acostumbradas a una existencia de íntima oscuridad, salen a la luz para perfilar retazos de identidad compartida.

Por lo tanto, uno de los principales retos que supone la exposición es la convivencia entr e la esfera privada y la pública. En la privada no importa la huella del fotógrafo, sino la del sujeto que aparece. No importa el carácter estético y técnico de la imagen, sino el relato que acuna. La pública orbita alrededor de un campo magnético de consumo popular, en el que el protagonista se convierte en un anónimo con el que quien más y quien menos se puede sentir identificado. Cientos de ojos son los que tejen esta red vital. Acontecimientos estereotipados convertidos en iconos con los que punzar en la memoria del visitante. Instantáneas que conforman un mosaico de voces cuyo grito o susurro viaja en forma de eco un poco más allá de los oídos, a un lugar al que se accede con los ojos cerrados. A ese lugar les llevará el tren de los recuerdos, formado por cajas de zapatos a modo de vagones, que circula sobre el raíl del paso del tiempo. Un trayecto que recorrerá sobremesas familiares, cumpleaños, bodas, toros, comidas en la parcela, juegos en la terraza y en el pasillo de casa, visitas a los Reyes Magos de Oriente, comuniones, carnavales...

Un trayecto con parada obligatoria en cada uno de los puntos de moda de la ciudad; el Balcón del Mediterráneo, las Murallas, la plaza Imperial Tárraco, la Playa, la Rambla... A través de las ventanas de este tren veremos gafas gigantes con cristales ahumados, pantalones de campana, minifaldas, plataformas, cruces de madera, Carbonicas Tárraco, paredes empapeladas, porrones, la buñolería Selvenca...

A todos estos lugares se llega, recorriendo momento a momento, con la ayuda de un legado documental y emocional que todos y cada uno de los que se sienten parte de un lugar han ayudado a forjar. Señoras, señores prepárense para sonreír, divertirse, entristecerse, forzar la memoria, contar historias, sorprenderse de como han cambiado las cosas, de lo grandes que nos hemos hecho y de lo jóvenes e inocentes que fuimos. Prepárense para emprender un viaje al abismo de la inmortalidad... ¡Pasajeros al tren!

EN CAPSES DE SABATES.
HISTÒRIES DOMÈSTIQUES DELS TARRAGONINS.
Del 25 de enero al 27 de febrero
Palau de Congressos Arquitecte Rovira, 2 Tarragona
De martes a domingo, de 11 a 14h y de 17 a 20h

Article per Esther Canals Piñol
Publicat a ENCUENTROS, 29.01.11

Disseny web: Möla! / Desenvolupament web Edgar Saumell